minombreyaescancion@yahoo.com.ar

jueves, 14 de junio de 2007

Destelevisión

Atolondrado desfile de pechos y divismo,
la falsedad es la piedra fundacional
de semejante demodulador de nuestra cotidianeidad.
Cuando llega la pausa, no dejo preguntarme
por qué nunca recuerdo que mirar a
Tinelli me hace mal a la digestión.
¿La amnesia tendrá fines terapéuticos?
Entonces, la conciencia me grita
una máxima para recordar
ante cualquier paso en falso:
¡Apagá la tele y prendé la vida!

Mi nombre ya respira.

1 comentario:

josé dijo...

ya lo había degustado pero olvidé dejar mi impresión sobre este tema, ¡buenísimo!, no hacía falta más para redondear esto que comparto infinitamente.