minombreyaescancion@yahoo.com.ar

lunes, 14 de mayo de 2007

Sordera

Si yo tuviera buen oído,
entendería eso que cantan,
las notas que mi hermano
dice en su guitarra;
conocería el murmullo
de las patas de las moscas;
contaría mis historias para tus oídos,
en vez de hacerlo para tus ojos.
¿Será por no escuchar
el silencio de tus regalos?

Prefiero que la gente
eleve el tono de sus caricias
cuando me habla,
a tener las olas encerradas en mi cabeza,
alejándome del ronroneo de sus voces.
Es que tengo los oídos ciegos,
un día les puse gotas para los ojos
y dejaron de llorar.
Pero, déjalos así.
Ahora se ríen mejor que antes.

Mi nombre ya es una canción desafinada.

3 comentarios:

Diego Monrroy dijo...

Muy buen texto que merece ser publicado pronto!!
Yo puedo decir: "Estuve ahí el día en que Jime leyó Sordera en público"
Besos!!

Laris dijo...

Yo tambien puedo decir que tuve el honor de escuchar este texto en publico!
muy bueno, Jime, siga publicando nomas!

Anónimo dijo...

MARAVILLOSO, UN PASEO POR EL ALMA, UN SINCERO GRITO DE PRECENCIA. ME ENCANTO. SIMPLEMENTE GRACIAS!!!