minombreyaescancion@yahoo.com.ar

domingo, 21 de octubre de 2007

A ciencia cierta

En el lapso del fin de semana, he comprobado científicamente que, una vez que el baño está radiante por ese tipo de limpieza que trabaja los músculos abdominales superiores, las mudanzas dejan de ser tan caóticamente críticas, para dejar lugar a las preguntas fundamentales de ¿cómo hago para meter 200 libros en una bibliotequita de 1,20 m x 70 cm? y ¿cuántas cajas y cajitas puede acumular una mujer en 26 años de vida?

Mi nombre ya es un despelote.

3 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Los efectos que producen las crisis mudanzísticas en un artista!

Laris dijo...

Mi madre, sabiamente, pronuncia estas palabras una y otra vez: "el día que te vayas de casa, que tu nuevo lugar tenga las medidas suficientes para meter tus porquerías (sic). Recién después de eso, te vas"

Diego Monrroy dijo...

Otras preguntas podrían ser: ¿como hago para vaciar de cajas la mesa del comedor? ¿como hago para conseguir un proveedor de internet en El Talar? y asì sucesivamente.
Pero no te preocupes mi amor, yo te voy a ayudar (mucho)
Besotes empaquetados en un rincón!!